Sobreviviendo a la convivencia

Archive for 2010|Yearly archive page

Día 10: Olvido

In Uncategorized on abril 30, 2010 at 9:43 am

Estamos sin internet, gracias al gran Diego que se olvidó de pagar la factura hace como dos meses. ¡Nene se supone que sos arquitecto, ordenado, metódico! La desorganizada acá tengo que ser yo. ¿Será que los años te están empezando a pegar?

Te estás poniendo viejo Dieguito, te estás poniendo viejo.

Sol (la novia offline)

Día 9: Doble castigo

In Diego on abril 28, 2010 at 5:47 pm

Negocié un par de milanesas de soja por una milanesa de pollo ¿Buen trueque? No lo creo, pero necesitaba comer carne. Tuvimos sexo, un rapidíto para no perder la costumbre. Obvio que Sol descubrío que anoche no salí a caminar si no que me comí una Big Mac y ahora no puedo tocarle un pelo, especialmente ahora, que camina por toda la casa en ropa interior haciéndose la distraída mientras intenta calentarme. No se que es peor, si saber que lo más cerca que voy a estar de un buen pedazo de carne va a ser cuando pase por una parrilla o si tener ese pedazo de mujer adelante mío y no poder acercarme. Si no comer carne era un castigo…¡Esto es un delito! ¡¡Alguien que me ayude!!

Diego (el novio desesperado)

Día 8: Castigo

In Sol on abril 27, 2010 at 8:30 am

Lo primero que me enamoró de Diego fue el sexo, después vinieron los detalles lindos, la inteligencia y esas manías que a todas nos enamoran, pero el sexo y las noches apasionadas ocuparon y ocupan el top del ranking. Anoche, haciéndo uso de su enojo Post Primer Día de Dieta mi muy flamante conyugue no me tocó ni un pelo. Yo estaba depilada, con olorcito a jazmines por todo el cuerpo y soportando un conjunto sexy que me hacía picar las partes intímas. ¡El muy guacho ni me miró! Se hizo el dormido y me dejó ahí sola, con la calentura a flor de piel y el enojo por haberme pasado una hora y media haciéndome el cavado ¡Para nada! ¿Quiere guerra? ¡Que empieze la guerra!

Sol (la novia cachonda).

Día 7: Menú del día

In Diego on abril 26, 2010 at 2:29 pm

Desayuno:

Tostadas horrendas, con semillas y queso blanco. Te de manzanilla sin azucar y una barrita de cereal para comer en el camino al trabajo.

Almuerzo:

Dos milanesas de soja, ensalada de tomate, choclo y huevo. Sin sal y con media cucharadita de mayonesa.

Merienda:

Mates con yerba adelgazante y tostadas con miel.

Cena:

Caldo de verduras. Arroz con arvejas y ensalada de tomate.

Y de esta  ¿Quién me salva? Esto es tortura, Sol, un hombre necesita su ración diaria de carne y grasas saturadas. ¡Así no esperes que te rinda en la cama, eh!

Diego (el novio hambriento)

Día 6: Yo tengo razón y vos no, punto.

In Sol on abril 25, 2010 at 9:12 pm

Primero ¿5 horas de shopping? No querido, fueron nada más que tres, y no me probé tantos pares de botas, un par nomás. Además, vos sos el que accedió a acompañarme, podrías haberme dado tu tarjeta y listo, yo compraba tranquila mientras vos almorzabas. Y lo mío tampoco no fue facil, te encontré mirándole el culo a una vendedora, te escuché quejarte 17 veces del hambre que tenías (si, las conté) y me banqué tu recorrido por el local de Mac ¡Yo soy la buena novia acá!

Ah, y si, mañana empezamos la dieta, te guste o no.

Sol

Día 5: Botas

In Uncategorized on abril 25, 2010 at 8:54 pm

Me pasé toda la tarde recorriendo las zapaterías de la Av. Santa Fe mientras Sol se probaba todas las botas que veía, sin importar el precio, color o lo mal que le quedaran. ¿Se compro algo? Claro que no y ¿Qué obtuve yo a cambio? Nada de sexo, nada de comida rica y la promesa de arrancar la dieta juntos, mañana. ¿Me pueden explicar como cuernos es posible que una mujer se pruebe 15 pares de botas y que no logre elegír ninguno? Nisiquiera era su plata, mi bolsillo era el que sufría cada vez que miraba una vidriera. ¡5 horas de tortura! Todo para terminar cagándome de frío en el 129 mientras Sol roncaba como una osa. Esto si que es ser un buen novio…

Diego.

Día 4: Querida suegra

In Sol on abril 24, 2010 at 3:30 pm

¡Diego dejá de mentir! Mi cara de asco fue por la carne a medio cocinar que flotaba entre la salsa. Además querido, hace casi cinco años que estamos juntos ¿Cómo es que tu vieja sigue olvidándose de que tenés una novia vegetariana? A mi no me culpes, ella empezó… La próxima la invitamos a comer a casa y le cocino algo bien rico y natural, con esos condimentos horrendos que me regaló para mi cumpleaños ¿Te va?

Con cariño,

Sol.

Día 3: Almuerzo

In Diego on abril 24, 2010 at 3:25 pm

Decime una cosa, Sol… ¿Había necesidad de poner semejante cara de asco cuando viste el estofado de mamá? Te entiendo, no comés animalitos, te da asco la carne y detestás el olor a guiso grasoso ¡Pero con el estofado de mamá no te metas!

Y después me preguntás porque te odia…

Sinceramente tuyo,

Diego.

Día 2: Yo, Sol.

In Sol on abril 24, 2010 at 3:23 pm

Soy hippie, un poco loca, pero amo el capitalismo. Vamos a ponernos de acuerdo, dejo la ropa tirada, como solo comida orgánica y no creo en eso de conservar los bienes materiales más de lo necesario. Pero por un buen par de zapatos o por una linda cartera… doy la vida.

Diego es un santo, se banca mis manías, me sirve agua a las 4 de la mañana y se acurruca en el bordecito de la cama sin quejarse, con tal de que yo pueda cumplír con mis seis horas de sueño reglamentarias. Ojo, yo también tengo que soportar sus cosas, cómo el recital de los Jonas Brothers o su amor descontrolado por las canciones de Ricardo Fort. Me aguanto que adore a Batman casi más que a mi cola y me río cuando lo encuentro ordenando las servilletas por color y tamaño… es un divino.

Obvio que no todo es color de rosas, anoche, por ejemplo, mientras terminaba de bañarme y pensaba en los bien que lo ibamos a pasar toda la noche escuché al pobre de Cristian Castro cantar a todo volúmen y en cuanto abrí la puerta del baño lo ví a Diego cantando, en calzones, a todo corazón una de las canciones mas cursís que conoce la historia de la música.

Y bueno… algo malo tiene que tener ¿No?

Día 1: Yo, Diego

In Diego on abril 24, 2010 at 3:15 pm

No hay mucho que deban saber de mi (los datos importantes y las intimidades vergonzosas seguro las van a escuchar de la mano de Sol) simplemente debo advertirles varias cosas:

– Amo a los Jonas Brothers (y si, soy bien machito)

– Hace 8 días y 15 horas que no como carne ¡Ayuda!

– Soy ordenado, metículoso, limpio y sumamente obsesivo.

– El próximo que me pregunte como aguanto vivír con una hippie desordenada y naturista, la liga.

Y ahora si, los dejo con Sol, tengo varios platos que lavar.